Decreto con Fuerza de Ley N° 1, del 13 de Diciembre de 2000, fija Texto Refundido, Coordinado y Sistematizado de la Ley N° 18.575, Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado. - SECRETARÍA GENERAL DE LA PRESIDENCIA - MINISTERIOS - Legislación Oficial - Legislación - VLEX 243152958

Decreto con Fuerza de Ley N° 1, del 13 de Diciembre de 2000, fija Texto Refundido, Coordinado y Sistematizado de la Ley N° 18.575, Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado.

Emisor:SECRETARÍA GENERAL DE LA PRESIDENCIA
Rango de Ley:Decreto con Fuerza de Ley
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

FIJA TEXTO REFUNDIDO, COORDINADO Y

SISTEMATIZADO DE LA LEY Nº 18.575,

ORGANICA CONSTITUCIONAL DE BASES

GENERALES DE LA ADMINISTRACION DEL

ESTADO

D.F.L. Núm. 1/19.653.- Santiago,

13 de diciembre de 2000.- Visto: Lo

dispuesto en el Artículo 61 de la

Constitución Política de la República

y la facultad que me ha conferido el

Artículo 4º

transitorio de la ley Nº.

19.653.

Decreto con fuerza de ley

TITULO I Normas Generales Artículos 1 a 20
Artículo 1º El Presidente de

la República ejerce el gobierno y la

administración del Estado con la

colaboración de los órganos que

establezcan la Constitución y las

leyes.

La Administración del Estado

estará constituida por los Ministerios,

las Intendencias, las Gobernaciones

y los órganos y servicios públicos

creados para el cumplimiento de la

función administrativa, incluidos

la Contraloría General de la República,

el Banco Central, las Fuerzas Armadas

y las Fuerzas de Orden y Seguridad

Pública, los Gobiernos Regionales,

las Municipalidades y las empresas

públicas creadas por ley.

Artículo 2º Los órganos de la

Administración del Estado someterán su

acción a la Constitución y a las leyes.

Deberán actuar dentro de su competencia

y no tendrán más atribuciones que las

que expresamente les haya conferido el

ordenamiento jurídico. Todo abuso o

exceso en el ejercicio de sus

potestades dará lugar a las acciones

y recursos correspondientes.

Artículo 3º La Administración

del Estado está al servicio de la

persona humana; su finalidad es

promover el bien común atendiendo las

necesidades públicas en forma continua

y permanente y fomentando el desarrollo

del país a través del ejercicio de las

atribuciones que le confiere la

Constitución y la ley, y de la

aprobación, ejecución y control de

políticas, planes, programas y acciones

de alcance nacional, regional y

comunal.

La Administración del Estado

deberá observar los principios de

responsabilidad, eficiencia, eficacia,

coordinación, impulsión de oficio del

procedimiento, impugnabilidad de los

actos administrativos, control,

probidad, transparencia y publicidad

administrativas y participación

ciudadana en la gestión pública, y

garantizará la debida autonomía de

los grupos intermedios de la sociedad

para cumplir sus propios fines

específicos, respetando el derecho de

las personas para realizar cualquier

actividad económica en conformidad con

la Constitución Política y las leyes.

Artículo 4º El Estado será

responsable por los daños que causen

los órganos de la Administración en el

ejercicio de sus funciones, sin

perjuicio de las responsabilidades que

pudieren afectar al funcionario que

los hubiere ocasionado.

Artículo 5º Las autoridades y

funcionarios deberán velar por la

eficiente e idónea administración de

los medios públicos y por el debido

cumplimiento de la función pública.

Los órganos de la Administración

del Estado deberán cumplir sus

cometidos coordinadamente y propender

a la unidad de acción, evitando la

duplicación o interferencia de

funciones.

Artículo 6º El Estado podrá

participar y tener representación en

entidades que no formen parte de su

Administración sólo en virtud de una

ley que lo autorice, la que deberá ser

un quórum calificado si esas entidades

desarrollan actividades empresariales.

Las entidades a que se refiere el

inciso anterior no podrán, en caso

alguno, ejercer potestades públicas.

Artículo 7º Los funcionarios de

la Administración del Estado estarán

afectos a un régimen jerarquizado y

disciplinado. Deberán cumplir fiel y

esmeradamente sus obligaciones para con

el servicio y obedecer las órdenes que

les imparta el superior jerárquico.

Artículo 8º Los órganos de la

Administración del Estado actuarán por

propia iniciativa en el cumplimiento de

sus funciones, o a petición de parte

Cuando la ley lo exija expresamente o

se haga uso del derecho de petición o

reclamo, procurando la simplificación y

rapidez de los trámites.

Los procedimientos administrativos

deberán ser ágiles y expeditos, sin más

formalidades que las que establezcan

las leyes y reglamentos.

Artículo 9º Los contratos

administrativos se celebrarán previa

propuesta pública, en conformidad a la

ley.

El procedimiento concursal se

regirá por los principios de libre

concurrencia de los oferentes al

llamado administrativo y de igualdad

ante las bases que rigen el contrato.

La licitación privada procederá,

en su caso, previa resolución fundada

que así lo disponga, salvo que por la

naturaleza de la negociación

corresponda acudir al trato directo.

Artículo 10º Los actos

administrativos serán impugnables

mediante los recursos que establezca la

ley. Se podrá siempre interponer el de

reposición ante el mismo órgano del que

hubiere emanado el acto respectivo y,

cuando proceda, el recurso jerárquico,

ante el superior correspondiente, sin

perjuicio de las acciones

jurisdiccionales a que haya lugar.

Artículo 11 Las autoridades y

jefaturas, dentro del ámbito de su

competencia y en los niveles que

corresponda, ejercerán un control

jerárquico permanente del

funcionamiento de los organismos y

de la actuación del personal de

su dependencia.

Este control se extenderá tanto

a la eficiencia y eficacia en el

cumplimiento de los fines y objetivos

establecidos, como a la legalidad y

oportunidad de las actuaciones.

Artículo 12 Las autoridades y

funcionarios facultados para elaborar

planes o dictar normas, deberán velar

permanentemente por el cumplimiento

de aquéllos y la aplicación de éstas

dentro del ámbito de sus atribuciones,

sin perjuicio de las obligaciones

propias del personal de su dependencia.

Artículo 13 Los funcionarios de

la Administración del Estado deberán

observar el principio de probidad

administrativa y, en particular, las

normas legales generales y especiales

que lo regulan.

La función pública se ejercerá con

transparencia, de manera que permita

y promueva el conocimiento de los

procedimientos, contenidos y

fundamentos de las decisiones que se

adopten en ejercicio de ella.

INCISOS DEROGADOS.

Artículo 14 Derogado.
Artículo 15 El personal de la

Administración del Estado se regirá

por las normas estatutarias que

establezca la ley, en las cuales se

regulará el ingreso, los deberes y

derechos, la responsabilidad

administrativa y la cesación de

funciones.

Artículo 16 Para ingresar a la

Administración del Estado se deberá

cumplir con los requisitos generales

que determine el respectivo estatuto y

con los que establece el Título III de

esta ley, además de los exigidos para

el cargo que se provea.

Todas las personas que cumplan con

los requisitos correspondientes tendrán

el derecho de postular en igualdad de

condiciones a los empleos de la

Administración del Estado, previo

concurso.

Artículo 17 Las normas

estatutarias del personal de la

Administración del Estado deberán

proteger la dignidad de la función

pública y guardar conformidad con

su carácter técnico, profesional y

jerarquizado.

Artículo 18 El personal de la

Administración del Estado estará sujeto

a responsabilidad administrativa, sin

perjuicio de la responsabilidad civil

y penal que pueda afectarle.

En el ejercicio de la potestad

disciplinaria se asegurará el derecho

a un racional y justo procedimiento.

Artículo 19 El personal de

la Administración del Estado estará

impedido de realizar cualquier

actividad política dentro de la

Administración.

Artículo 20 La Administración

del Estado asegurará la capacitación

y el perfeccionamiento de su personal,

conducentes a obtener la formación y

los conocimientos necesarios para el

desempeño de la función pública.

TITULO II Normas Especiales Artículos 21 a 51
Párrafo 1º De la Organización y Funcionamiento Artículos 21 a 32
Artículo 21 La organización

básica de los Ministerios, las

Intendencias, las Gobernaciones y

los servicios públicos creados para

el cumplimiento de la función

administrativa, será la establecida

en este Título.

Las normas del presente Título no

se aplicarán a la Contraloría General

de la República, al Banco Central, a

las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas

de Orden y Seguridad Pública, los

Gobiernos Regionales, a las

Municipalidades, al Consejo Nacional

de Televisión, al Consejo para la

Transparencia y a las empresas públicas

creadas por ley, órganos que se regirán

por las normas constitucionales

pertinentes y por sus respectivas leyes

orgánicas constitucionales o de quórum

calificado, según corresponda.

Artículo 22 Los Ministerios son

los órganos superiores de colaboración

del Presidente de la República en las

funciones de gobierno y administración

de sus respectivos sectores, los cuales

corresponden a los campos específicos

de actividades en que deben ejercer

dichas funciones.

Para tales efectos, deberán

proponer y evaluar las políticas y

planes correspondientes, estudiar y

proponer las normas aplicables a los

sectores a su cargo, velar por el

cumplimiento de las normas dictadas,

asignar recursos y fiscalizar las

actividades del respectivo sector.

En circunstancias excepcionales,

la ley podrá encomendar alguna de las

funciones señaladas en el inciso

anterior a los servicios públicos.

Asimismo, en los casos calificados que

determine la ley, un ministerio podrá

actuar como órgano administrativo de

ejecución.

Artículo 23 Los Ministros de

Estado, en su calidad de colaboradores

directos e inmediatos del Presidente

de la República, tendrán la

responsabilidad de la conducción de sus

respectivos Ministerios, en conformidad

con las políticas e instrucciones que

aquél imparta.

El Presidente de la República

podrá...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA