Decreto Ley N° 3.059, del 21 de Diciembre de 1979, Ley de Fomento a la Marina Mercante. - MINISTERIO DE TRANSPORTES Y TELECOMUNICACIONES - MINISTERIOS - Legislación Oficial - Legislación - VLEX 248289798

Decreto Ley N° 3.059, del 21 de Diciembre de 1979, Ley de Fomento a la Marina Mercante.

Emisor:MINISTERIO DE TRANSPORTES Y TELECOMUNICACIONES
Rango de Ley:Decreto Ley
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

LEY DE FOMENTO A LA MARINA MERCANTE

Núm 3.059.- Santiago, 21 de Diciembre de 1979.- Visto: Lo dispuesto en los decretos leyes N°s. 1 y 128, de 1973; 527, de 1974; y 991, de 1975, y

Considerando:

Que la condición geográfica y posición relativa del territorio de Chile respecto de los mercados internacionales imponen la necesidad de contar con un sistema de transporte de carga que aseguren su adecuado desarrollo;

Que la vía marítima constituye el principal medio para servir a dicha realidad geográfica;

Que Chile requiere, por tanto, disponer de una Marina Mercante que le asegure un servicio eficiente tanto en el interior como hacia el exterior.

La Junta de Gobierno de la República de Chile ha acordado dictar el siguiente

Decreto ley:

TITULO I Disposiciones Generales Artículos 1 y 2
Artículo 1° La Política naviera permanente de

Chile es fomentar el desarrollo y favorecer la

mantención de su Marina Mercante en armonía con el

interés general. En tal sentido, el Estado de Chile

propenderá a apoyar a las empresas navieras chilenas

para obtener acceso a los mercados mundiales de

transporte marítimo y para que transporten

efectivamente desde o hacia Chile una parte relevante de

las cargas marítimas.

Para los efectos de la aplicación de esta ley, se

entenderá por "naviero chileno" o "empresa naviera

chilena", a la persona natural o jurídica que cumpla

con los requisitos que se exigen para abanderar una nave

en Chile, de acuerdo con el artículo 11 del decreto ley

N° 2.222, de 1978; se dedique al comercio de transporte

marítimo y sea dueña o arrendataria de nave o naves

mercantes bajo matrícula y bandera chilenas. Asimismo,

serán considerados "naviero chileno" o "empresa naviera

chilena", las personas naturales o jurídicas que,

cumpliendo con los demás requisitos exigidos en este

artículo, reputen naves de acuerdo a lo dispuesto en

los incisos cuarto y quinto del artículo 6°.

La inspección y la supervigilancia de la Marina

Mercante serán ejercidas por la Dirección General del

Territorio Marítimo y de Marina Mercante del Ministerio

de Defensa Nacional en lo que respecta a sus aspectos

técnicos y a las atribuciones que las leyes le

confieren, y por el Ministerio de Transportes y

Telecomunicaciones en lo que se refiere a los aspectos

comerciales.

Artículo 2° Las disposiciones de esta ley se

aplicarán, a falta de norma expresa, a las empresas

navieras chilenas, comprendidas las de remolcadores y de

lanchaje, y a las empresas de muellaje nacionales. Se

aplicarán también, en todo aquello que corresponda, a

los astilleros y maestranzas que efectúen construcción

o reparación del material a flote.

Título II Del Cabotaje y de las Reservas de Carga Artículos 3 a 6
Artículo 3°

El cabotaje queda reservado a las naves chilenas, con las excepciones que señala esta ley. Se entenderá por tal el transporte marítimo, fluvial o lacustre de carga entre puntos del territorio nacional, y entre éstos y artefactos navales instalados en el mar territorial o enla zona económica exclusiva.

Se entenderá por cabotaje de pasajeros, el transporte marítimo, fluvial o lacustre de pasajeros, cuyo origen y destino sean puntos del territorio nacional y entre éstos y artefactos navales instalados en el mar territorial o en la zona económica exclusiva. Las naves de pasajeros extranjeras podrán participar en el cabotaje marítimo entre puertos, siempre y cuando su capacidad de transporte sea igual o superior a 400 pasajeros, cuenten con capacidad de pernoctación a bordo y tengan como función el transporte de pasajeros con fines turísticos. La exigencia relativa a que el cabotaje de pasajeros por naves extranjeras deba desarrollarse solamente entre puertos no será aplicable a las recaladas de dichas naves en el Archipiélago Juan Fernández y en Isla de Pascua.

Las naves mercantes extranjeras podrán participar en el cabotaje definido en el inciso primero, cuando se trate de volúmenes de carga superiores a 900 toneladas, previa licitación pública efectuada por el usuario, convocada con la debida anticipación. En este caso y para el solo efecto de la adjudicación de la licitación, las ofertas con naves mercantes extranjeras se incrementarán en un porcentaje similar al de la tasa general del arancel aduanero, de acuerdo con el procedimiento que señale el Reglamento.

La adjudicación de embarques de cargas mediante el proceso de licitación señalado en el inciso anterior, podrá ser reclamada por los navieros chilenos que participaron en la licitación dentro del plazo de tres días hábiles, contado desde la fecha de su adjudicación ante la Comisión mencionada en el artículo siguiente, la que deberá resolver en su sesión inmediatamente posterior a la fecha del reclamo, sea aquélla ordinaria o extraordinaria. Transcurridos 30 días contados desde la fecha del reclamo sin que medie un pronunciamiento de la Comisión, la adjudicación de la licitación se entenderá aprobada.

Efectuada la adjudicación, y aun cuando exista reclamación pendiente, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones autorizará a la nave extranjera para efectuar el transporte de cabotaje de las cargas señaladas.

Si fuere acogida la reclamación y el usuario embarque, éste deberá pagar una multa de 1% a 25% del valor del flete, que será aplicada por la Comisión señalada en el artículo 4°. En este caso no se aplicarán las sanciones a que se refiere el artículo 18.

Cuando se trate de volúmenes de carga iguales o inferiores a 900 toneladas y no exista disponibilidad de naves bajo pabellón chileno, la Autoridad Marítima autorizará el embarque de dichas cargas en naves mercantes extranjeras. Asimismo, dicha autorización deberá darse cuando se trate del transporte exclusivo de pasajeros. El Reglamento determinará cuándo se entenderá que no hay disponibilidad de naves dentro del plazo que fijará para este efecto.

Sin perjuicio de lo establecido en los incisos anteriores, la Autoridad Marítima Local correspondiente podrá excluir a una o más naves mercantes extranjeras del cabotaje cuando, a su juicio, existieren razones suficientes para así disponerlo. En todo caso, el armador u operador de la nave podrá solicitar la reconsideración de esta medida, aun por la vía telegráfica, al Director General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante.

El transporte de contenedores vacíos entre los puntos que indica el inciso primero de este artículo, sólo podrá realizarse por armadores u operadores extranjeros cuando exista idéntica facultad para las empresas navieras chilenas en los países de la nacionalidad y domicilio del respectivo armador u operador de la nave.

Con todo, si por nacionalidad y/o domicilio un armador u operador extranjero está vinculado a un grupo de países con una política naviera común, será necesario, además, que las empresas navieras chilenas estén facultadas para transportar contenedores vacíos en y entre los países del grupo de que se trate.

Artículo 4° Para los efectos de transportar los

cargamentos que se conducen por la vía marítima desde

o hacia Chile, se aplicará el principio de

reciprocidad, de tal forma que la proporción del acceso

que tendrán las naves mercantes extranjeras a las cargas

marítimas, desde o hacia el país, se regulará según

la proporción del acceso que, en sus tráficos

correspondientes, se permita a las naves chilenas por el

país respectivo.

Con tal objeto, se reserva para las naves chilenas

el 50% de las cargas desde o hacia Chile sólo en

aquellos tráficos bilaterales desde o hacia el otro

país del intercambio que tenga reservada toda o parte

de su carga desde o hacia Chile a su Marina Mercante.

Sin embargo, cuando algún país imponga para sus

naves reservas de carga en un porcentaje superior o

inferior al 50% de la carga que origine, el porcentaje

de reservas de carga que se aplicará a las naves

chilenas con tal país, se entenderá elevado o reducido

en la misma proporción. La reserva de carga a que se

refiere este artículo se entenderá siempre establecida

en favor de los buques chilenos.

Para que opere la reserva de carga establecida en

conformidad a lo dispuesto en este artículo, deberán

cumplirse los siguientes requisitos:

  1. Que el servicio requerido sea prestado por la

    nave adecuada, atendida la naturaleza de la carga,

    dentro del plazo que determine el Reglamento, y

  2. Que las tarifas que se cobren no sean superiores

    a la mejor oferta que tenga el usuario.

    El procedimiento de cotización de tarifas y demás

    condiciones será realizado en forma privada por los

    usuarios los cuales deberán solicitar ofertas a todos

    los navieros nacionales que se hayan registrado en el

    Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones con un

    servicio que atiendan o expresen el propósito de

    hacerlo, el tráfico bilateral que se encuentra sometido

    a una situación de reserva de carga. Sin perjuicio de

    lo anterior, tratándose de cotizaciones por cargamentos

    completos en tráficos bilaterales sometidos a reserva

    de carga, las ofertas obtenidas por el usuario deberán

    ser registradas en el Ministerio de Transportes y

    Telecomunicaciones.

    Cuando, existiendo una situación de reserva de

    carga, el usuario chileno utilice una nave mercante

    extranjera por haber obtenido de ésta una mejor oferta,

    la Autoridad Marítima controlará el embarque efectivo de

    la carga correspondiente en la nave ofertada o en otra

    similar de la misma empresa naviera. En caso de

    contravención de esta disposición, la referida

    Autoridad Marítima aplicará las sanciones previstas en

    el artículo 17.

    La reserva de carga establecida en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA