Código Penal - MINISTERIO DE JUSTICIA - MINISTERIOS - Legislación Oficial - Legislación - VLEX 277498399

Código Penal

Publicado en:DO de 28 de Junio 2008
Emisor:MINISTERIO DE JUSTICIA
Rango de Ley:Código
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

CÓDIGO PENAL

Santiago, noviembre 12 de 1874.

Núm. 2561.-Para los efectos de la ley de esta fecha, en que se aprueba el Código Penal, nombro una comisión compuesta del Oficial Mayor del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, don Carlos Riesco, y de los jefes de sección del mismo Ministerio don Manuel Egidio Ballesteros y don Ramón C. Briseño.

Anótese.

ERRÁZURIZ.

JOSE MARIA BARCELÓ

Certificamos que la presente edición del Código Penal está conforme con el proyecto aprobado por el Congreso Nacional.-Santiago, diciembre 15 de 1874.

CARLOS RIESCO.-M. E. BALLESTEROS.-RAMON C. BRISEÑO.

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.

Santiago, noviembre 12 de 1874.

Por cuanto el Congreso Nacional ha aprobado el siguiente

CÓDIGO PENAL.

LIBRO PRIMERO Artículos 1 a 105
TÍTULO PRIMERO Artículos 1 a 13

DE LOS DELITOS Y DE LAS CIRCUNSTANCIAS QUE EXIMEN DE RESPONSABILIDAD CRIMINAL, LA ATENÚAN O LA AGRAVAN.

§ I.

De los delitos.

ARTÍCULO 1

Es delito toda acción u omisión voluntaria penada por la ley.

Las acciones u omisiones penadas por la ley se reputan siempre voluntarias, a no ser que conste lo contrario.

El que cometiere delito será responsable de él e incurrirá en la pena que la ley señale, aunque el mal recaiga sobre persona distinta de aquella a quien se proponía ofender. En tal caso no se tomarán en consideración las circunstancias, no conocidas por el delincuente, que agravarían su responsabilidad; pero sí aquellas que la atenúen.

ART. 2

Las acciones u omisiones que cometidas con dolo o malicia importarían un delito, constituyen cuasidelito si sólo hay culpa en el que las comete.

ART. 3

Los delitos, atendida su gravedad, se dividen en crímenes, simples delitos y faltas y se califican de tales según la pena que les está asignada en la escala general del art. 21.

ART. 4

La división de los delitos es aplicable a los cuasidelitos, que se califican y penan en los casos especiales que determina este Código.

ART. 5

La ley penal chilena es obligatoria para todos los habitantes de la República, inclusos los extranjeros. Los delitos cometidos dentro del mar territorial o adyacente quedan sometidos a las prescripciones de este Código.

ART. 6

Los crímenes o simples delitos perpetrados fuera del territorio de la República por chilenos o por extranjeros, no serán castigados en Chile sino en los casos determinados por la ley.

ART. 7

Son punibles, no sólo el crimen o simple delito consumado, sino el frustrado y la tentativa.

Hay crimen o simple delito frustrado cuando el delincuente pone de su parte todo lo necesario para que el crimen o simple delito se consume y esto no se verifica por causas independientes de su voluntad.

Hay tentativa cuando el culpable da principio a la ejecución del crimen o simple delito por hechos directos, pero faltan uno o más para su complemento.

ART. 8

La conspiración y proposición para cometer un crimen o un simple delito, sólo son punibles en los casos en que la ley las pena especialmente.

La conspiración existe cuando dos o más personas se conciertan para la ejecución del crimen o simple delito.

La proposición se verifica cuando el que ha resuelto cometer un crimen o un simple delito, propone su ejecución a otra u otras personas.

Exime de toda pena por la conspiración o proposición para cometer un crimen o un simple delito, el desistimiento de la ejecución de éstos antes de principiar a ponerlos por obra y de iniciarse procedimiento judicial contra el culpable, con tal que denuncie a la autoridad pública el plan y sus circunstancias.

ART. 9

Las faltas sólo se castigan cuando han sido consumadas.

§ II.

De las circunstancias que eximen de responsabilidad criminal.

ART. 10

Están exentos de responsabilidad criminal:

  1. El loco o demente, a no ser que haya obrado en un intervalo lúcido, y el que, por cualquier causa independiente de su voluntad, se halla privado totalmente de razón.

    Inciso Derogado.

    Inciso Derogado.

  2. El menor de dieciocho años. La responsabilidad de los menores de dieciocho años y mayores de catorce se regulará por lo dispuesto en la ley de responsabilidad penal juvenil.

  3. Derogado.

  4. El que obra en defensa de su persona o derechos, siempre que concurran las circunstancias siguientes:

    Primera.-Agresión Ilegítima.

    Segunda.- Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla.

    Tercera.-Falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

    Inciso Derogado.

  5. El que obra en defensa de la persona o derechos de su cónyuge, de su conviviente civil, de sus parientes consanguíneos en toda la línea recta y en la colateral hasta el cuarto grado, de sus afines en toda la línea recta y en la colateral hasta el segundo grado, de sus padres o hijos, siempre que concurran la primera y segunda circunstancias prescritas en el número anterior, y la de que, en caso de haber precedido provocación de parte del acometido, no tuviere participación en ella el defensor.

  6. El que obra en defensa de la persona y derechos de un extraño, siempre que concurran las circunstancias expresadas en el número anterior y la de que el defensor no sea impulsado por venganza, resentimiento u otro motivo ilegítimo.

    Se presumirá legalmente que concurren las circunstancias previstas en este número y en los números 4° y 5° precedentes, cualquiera que sea el daño que se ocasione al agresor, respecto de aquel que rechaza el escalamiento en los términos indicados en el número 1° del artículo 440 de este Código, en una casa, departamento u oficina habitados, o en sus dependencias o, si es de noche, en un local comercial o industrial y del que impida o trate de impedir la consumación de los delitos señalados en los artículos 141, 142, 361, 362, 365 bis, 390, 391, 433 y 436 de este Código.

  7. El que para evitar un mal ejecuta un hecho, que produzca daño en la propiedad ajena, siempre que concurran las circunstancias siguientes:

    Primera.-Realidad o peligro inminente del mal que se trata de evitar.

    Segunda.-Que sea mayor que el causado para evitarlo.

    Tercera.-Que no haya otro medio practicable y menos perjudicial para impedirlo.

  8. El que con ocasión de ejecutar un acto lícito, con la debida diligencia, causa un mal por mero accidente.

  9. El que obra violentado por una fuerza irresistible o impulsado por un miedo insuperable.

  10. El que obra en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, autoridad, oficio o cargo.

  11. El que obra para evitar un mal grave para su persona o derecho o los de un tercero, siempre que concurran las circunstancias siguientes:

    1ª. Actualidad o inminencia del mal que se trata de evitar.

    2ª. Que no exista otro medio practicable y menos perjudicial para evitarlo.

    3ª. Que el mal causado no sea sustancialmente superior al que se evita.

    4ª. Que el sacrificio del bien amenazado por el mal no pueda ser razonablemente exigido al que lo aparta de sí o, en su caso, a aquel de quien se lo aparta siempre que ello estuviese o pudiese estar en conocimiento del que actúa.

  12. El que incurre en alguna omisión, hallándose impedido por causa legítima o insuperable.

  13. El que cometiere un cuasidelito, salvo en los casos expresamente penados por la ley.

    § III.

    De las circunstancias que atenúan la responsabilidad criminal.

ART. 11

Son circunstancias atenuantes:

  1. Las expresadas en el artículo anterior, cuando no concurren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.

  2. Derogado.

  3. La de haber precedido inmediatamente de parte del ofendido, provocación o amenaza proporcionada al delito.

  4. La de haberse ejecutado el hecho en vindicación próxima de una ofensa grave causada al autor, a su cónyuge, o su conviviente, a sus parientes legítimos por consanguinidad o afinidad en toda la línea recta y en la colateral hasta el segundo grado inclusive, a sus padres o hijos naturales o ilegítimos reconocidos.

  5. La de obrar por estímulos tan poderosos que naturalmente hayan producido arrebato y obcecación.

  6. Si la conducta anterior del delincuente ha sido irreprochable.

  7. Si ha procurado con celo reparar el mal causado o impedir sus ulteriores perniciosas consecuencias.

  8. Si pudiendo eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose, se ha denunciado y confesado el delito.

    9ª. Si se ha colaborado sustancialmente al esclarecimiento de los hechos.

  9. El haber obrado por celo de la justicia.

    § IV.

    De las circunstancias que agravan la responsabilidad criminal.

ART. 12

Son circunstancias agravantes:

  1. Cometer el delito contra las personas con alevosía, entendiéndose que la hay cuando se obra a traición o sobre seguro.

  2. Cometerlo mediante precio, recompensa o promesa.

  3. Ejecutar el delito por medio de inundación, incendio, veneno u otro artificio que pueda ocasionar grandes estragos o dañar a otras personas.

  4. Aumentar deliberadamente el mal del delito causando otros males innecesarios para su ejecución.

  5. En los delitos contra las personas, obrar con premeditación conocida o emplear astucia, fraude o disfraz.

  6. Abusar el delincuente de la superioridad de su sexo o de sus fuerzas, en términos que el ofendido no pudiera defenderse con probabilidades de repeler la ofensa.

  7. Cometer el delito con abuso de confianza.

  8. Prevalerse del carácter público que tenga el culpable.

  9. Emplear medios o hacer que concurran circunstancias que añadan la ignominia a los efectos propios del hecho.

  10. Cometer el delito con ocasión de incendio, naufragio, sedición, tumulto o conmoción popular u otra calamidad o desgracia.

  11. Ejecutarlo con auxilio de gente armada o de personas que aseguren o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA